Hacer drills puede hacer la diferencia en tu juego, la práctica repetitiva puede ayudarte a mejorar tu técnica y desarrollar tu plan de juego. Te permitirá haber estado más veces en esa posición que tu oponente y conocer qué hacer en esos momentos.

A continuación te compartimos algunas razones por las que te recomendamos que hagas drills.

  • Entender la técnica y comprender el porqué de cada paso y detalle.
  • Todos tenemos diferente características físicas, entonces debes de buscar la mejor manera de hacer la técnica adaptada a tus atributos.
  • Memoria muscular, tu cuerpo generará la habilidad de realizar ciertos movimientos sin ni siquiera pensarlo, simplemente como una reacción.

Para sacar el máximo provecho a tu entrenamiento de drills, es importante intentar la técnica durante el momento de rodar con tus compañeros, sino lo intentas no sabrás si funcionará para ti o no. Seguro al principio habrán ocasiones que no te funcione, pero te darás cuenta en qué detalle tienes que trabajar más.  Date permiso de errar practicando la técnica, seguro si la perfeccionas, funcionará.

Recuerda lo importante NO es que la técnica te salga bien, es que nunca te salga mal.